Reivindicar la paz como un derecho y un sueño anhelado por cada una de las personas que habitamos el territorio colombiano, es de vital importancia en el momento histórico en el que nos encontramos.

Los Pueblos Indígenas no podemos comportarnos con indiferencia frente a las dinámicas políticas generalizadas, en las que nosotros jugamos un rol determinante desde la proposición y la construcción colectiva de un país en paz; debemos impedir con acciones afirmativas pacíficas que los señores de la guerra sigan boicoteando, determinando el futuro de Colombia y campeando en los territorios ancestrales.

Es por ello que el Pueblo indigena Kankuamo se une a la convocatoria de la Organización Nacional Indígena de Colombia – ONIC convoca a
“porque los Pueblos Indígenas somos actores de paz, queremos la paz, somos paz, y solos no podemos”.