·  La niñez Kankuama es la semilla que germina en medio de espinas y piedras movedizas.

 

Con el accionar de la Biblioteca pública Kankuaka del resguardo Kankuamo, un nuevo amanecer se divisa en el horizonte. Diversas generaciones convergen en el deleite que experimenta cada uno de los átomos que constituyen las distintas células del joven espíritu de quienes han demostrado interés en aprender y descubierto en las letras la capacidad de transportarse al supra mundo de la imaginación a través del deleite que brinda la lectura. La niñez es la semilla que germina en medio de espinas y piedras movedizas.

Esta experiencia ya trascendió, la biblioteca pública Kankuaka ubicada en la capital del resguardo Kankuamo, comunidad de Atánquez, fue postuladas al Premio Nacional de Bibliotecas Públicas ´Daniel Samper Ortega´2015, de ahí que el Ministerio de Cultura, la Biblioteca Nacional y la Red Nacional de Bibliotecas Públicas de Colombia felicitan a las bibliotecas que junto a cinco (5) más en el departamento del Cesar a nivel nacional. 162 Bibliotecas públicas continuarán en el proceso de evaluación que finalizará en la elección de la biblioteca pública ganadora de esta segunda versión del Premio, el cual contó con una mayor participación de la comunidad bibliotecaria del país respecto a la primera versión, realizada en 2014, donde fue ganadora la Biblioteca del Valle del Guamuez, ganadora del Premio Nacional de Bibliotecas Públicas 2014.

Desde la biblioteca se contribuye al fortalecimiento de los espacios de transmisión oral, fomento y desarrollo de la lectura y escritura en niños y jóvenes desde los principios y prácticas culturales del pueblo indígena kankuamo, con los niños se han organizado espacios de conversación en torno a la tradición oral y la importancia de su preservación, además de promover diversas expresiones de la literatura infantil que hacen parte de las colecciones recibidas por parte del plan nacional de lectura LEER ES MI CUENTO.

 

El inexplorado camino por el desciframiento de distintos códigos cobra vigencia en la inquieta niñez. Hoy es digno de admiración el alto nivel de aprobación asumido por la niñez al acudir permanentemente a saborear el dulce aroma de la lectura. Imantados por el néctar de la curiosidad, los vemos llevar libros y regresar con mochilones de expectativas por avanzar en el difícil pero gratificante arte de leer. Será un reto para las autoridades del pueblo kankuamo y el personal que trabaja en la biblioteca, el mantener, fortalecer y seguir enamorando más y más lectores que le den sentido a este manantial de la sabiduría universal.

Estamos conscientes de quienes a si lo hacen se disponen a explorar el inagotable mar del conocimiento a través de los caminos inmensurables que propone la literatura, desde adentro y otros confines, y con ella darse la oportunidad de ingresar a los múltiples mundos descritos en el campo de las letras. De esta forma, podemos afirmar que el impacto generado por la biblioteca indígena se fundamenta en la inquietud constante del Kankuamo de explorar, e imaginar mundos posibles y el accionar de la biblioteca busca el redespertar y fortalecer la frágil conciencia lectora de una generación ávida de caminos por recorrer. La palabra accionada desde la literatura puede convertirse en una fuente de sanación y re direccionamiento desde lo propio, de las generaciones que han quedado heridas en los niveles emocionales, psicológicos, sociales, políticos y espirituales a causa del conflicto armado; para que esto sea posible solo necesitamos la grandeza de unas autoridades capaces de visionar y soñar un pueblo Kankuamo donde la armonía sea la regla y no la excepción.

Los niños ´Semillas de VIDA, retoños de esperanza´

kankuaka

kankuaka

Desde que somos concebidos en el vientre de nuestras madres empezamos a experimentar la lectura, descubriendo a través del cordón umbilical los sabores y olores que produce nuestra madre tierra y luego al nacer descubrimos los gestos de nuestros padres, leemos nuevos aromas, nuevas formas y tratamos de satisfacer esa curiosidad instintiva.
Reconociendo ese poder lector que seguro aumentara con el pasar del tiempo si los niños y niñas encuentran un ambiente seguro, acogedor, nutricio y plural, desde muy temprana edad los bebes son capaces de interpretar lo que les muestra su ambiente y de escribir a través de gestos y guturaciones; es por ello que la tarea de la biblioteca pública no es convertirlos en lectores/escritores , ya son lectores, ya son autores, son protagonistas de sus propias historias, porque lo viven día y noche en el Resguardo Kankuamo.

Nuestra tarea es habilitar, potenciar, favorecer, estimular, reconocer, retroalimentar y celebrar sus ocurrencias, y en este aspecto hemos fortalecido esa relación de cómplices de la lectura desde la lectura de cada accionar de la naturaleza; nos es grato disfrutar ya del resultado de esa dedicación creativa natural, además de ver a los niños tan sedientos de la lectura, tan cumplido en los plazos por retribuir los libros, tan ávidos de explorar cada día mas el inmenso mundo de las letras; que de paso está estimulando valores como la amistad, la responsabilidad, la tolerancia, el compromiso, el respecto y valor de las autoridades, la reafirmación de su cultura y el orgullo de ser la nueva generación del pueblo Kankuamo.

Como dinamizadores de la biblioteca Kankuaka, que hace parte de la Unidad de medios de comunicación del Pueblo Kankuamo, nos sentimos motivados y complacidos entendiendo de que esto solo es la semilla que resembramos y compartimos, a la espera de la sostenibilidad integral, para posibilitar no cortar las alas de la imaginación real y sigan creciendo en la niñez la esperanza de ser jóvenes de bien, que aporten sus conocimientos al servicio de la comunidad y el mundo.