Las Autoridades del Pueblo Kankuamo en cabeza de los Mamos, Consejo General de Mayores, Cabildo Mayor, Lideres y miembros de las comunidades reunidas en Makumake, Territorio Kankuamo, los dias 19 y 20 de octubre de 2018, luego de analizar la grave situacion generada por la quema de la Kankurwa de Los hombres de Atanquez , en hechos ocurridos la noche del  18 de octubre de 2018,nos permitimos expresar  a la opinión pública nacional e internacional lo siguiente:

La historia oral que pervive en nuestra memoria y  territorio dice que las primeras Kankurwas del pueblo Kankuamo fueron incendiadas en el año de 1691, con el pretexto de que estas casas eran utilizadas para adorar al demonio y hacer ritos profanos. Desde ese momento comenzó una serie de hechos sistemáticos con el propósito de exterminar nuestro pueblo a través de la destrucción de símbolos representativos de la identidad y construcción comunitaria.

Nuestras Kankurwas fueron dejadas por los Padres y Madres creadores para construir y fortalecer el mundo, cumpliendo el orden espiritual, material y  comunitario; en ellas hablamos y escuchamos los consejos sobre cómo debemos vivir, pero sobre todo este espacio está destinado a transmitir el conocimiento ancestral por generaciones. Entendidas no solo como construcciones de madera, paja, piedra y barro, las Kankurwas para nosotros los indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta son Mamos y Sagas que enseñan a sus hijos cómo vivir y cuidar al mundo. Por eso al quemarlas no se quema una simple casa, se elimina de la manera más violenta a un abuelo o abuela  cuyo único delito es enseñar a vivir en armonía con la naturaleza y el universo.

A través de muchos medios y en distintas épocas de la historia colonial y republicana del país,  personas externas a nuestro Pueblo y Territorio lograron hacernos avergonzar de nuestro origen, gracias a esa vergüenza impuesta muchos Kankuamos  nos debilitamos en el cumplimiento de la misión y visión legada desde El Origen. Otros Kankuamos buscaron estrategias para practicar de manera oculta nuestras tradiciones hasta que llegara el momento de volver a sacar a lo público el ser Kankuamo. Volvimos a construir nuestras Kankurwas como lugares para ser comunidad y para seguir cumpliendo el mandato de cuidar la vida  y el territorio sagrado.

Somos conscientes, que al  retomar nuestro sendero del Ser Kankuamo hemos afectado muchos intereses de quienes veían y ven aún a nuestras comunidades como un fortín electoral donde con muchas palabras vacías nos hacían apoyar con nuestros votos sus promesas. Esos intereses externos al verse desplazados por nuestra organización retomaron viejas practicas que resultaron efectivas hace muchos años atrás.

En la memoria de muchos mayores aún está vivo el recuerdo de gente que llegaba a nuestras comunidades diciendo “Ya ustedes no son indios, son civilizados y para ser más civilizados tienen que cambiar sus casas de techo de paja y barro por las de zinc y cemento”. Estas expresiones fueron calando en la mente de nuestra gente y en muchas comunidades de nuestro resguardo donde se da inicio a una vida de zozobra. Hoy nos encontramos ante el cuarto atentado a nuestras casas ceremoniales; el primero se presenta en la kankurwa de Chemesquemena, el segundo en La Mina, luego las de Guatapurí y actualmente la kankurwa de Atánquez.

Pensando en estos hechos, aunque no descartamos que las manos que han incendiado nuestras casas ceremoniales sean de personas que viven en nuestras comunidades, estamos seguros que detrás de tales acciones están actores con oscuros intereses económicos y políticos que siguen empeñados en desaparecernos como pueblo indígena y frenar nuestro proceso organizativo y de fortalecimiento cultural, para adueñarse de nuestras tierras, seguir saqueando y explotando nuestro territorio y  recursos, sin que nadie los obstaculice. Ante ellos, un mensaje contundente: los buscaremos hasta encontrarlos, y les advertimos que la Madre Naturaleza, tarde o temprano, en sus personas y en sus familias, cobrará la ofensa.

Como Autoridades, convocamos a nuestra gente a apoyar  la reconstrucción de la kankurwa de Atánquez, así como hemos reconstruido las de Chemesquemena, Guatapurí y La Mina. A las personas e instituciones que nos han manifestado su solidaridad les damos las gracias y les decimos que como hijos de la Sierra Nevada de Gonavindwa acá seguiremos, cumpliendo con la responsabilidad encomendada y reconstruyendo una y otra vez lo que sea necesario para seguir siendo lo que somos: INDIGENAS KANKUAMOS: Un Pueblo de Temple y fortaleciendo la cerca para contribuir a la defensa y protección del corazón del Mundo.

Por último, exigimos una respuesta institucional inmediata frente a estos hechos, en consecuencia, solicitamos al Gobierno Nacional y a los Órganos de Control la realización de una reunión de alto nivel, en el menor tiempo posible y en coordinación con nosotros, para definir acciones que nos permita avanzar en la investigación y sanción de los responsables de estos actos criminales y en la adopción de las medidas de protección y garantías efectivas de nuestros derechos.

 

Pueblo Kankuamo:  un Pueblo invadido pero jamàs conquistado.

 

AUTORIDADES DEL PUEBLO KANKUAMO

Makumake, Territorio Kankuamo, 20 de octubre de 2018,