Haber logrado el reconocimiento como territorio para su comunidad es uno de los grandes logros de este hombre, quien durante más de 20 años luchó por ello junto a su gente.

Jaime Enrique Arias es el gobernador del pueblo Kankuamo, uno de los tres resguardos (junto al Arhuaco y el pueblo Zenu) que ya administra de forma directa los recursos del sistema general de participación, los sistemas propios en sus territorios, algo que nunca había ocurrido en nuestro país.

Y justamente el pueblo kankuamo, ubicado al norte de Valledupar, en la zona sur-oriental de la Sierra Nevada de Santa Marta, y que hace unos años se vio afectado por una guerra en su zona entre paramilitares y guerrilleros, vive una etapa nueva en su historia.

Según datos del Incora, el resguardo kankuamo tiene una extensión de 24.212 hectáreas y es en el pueblo de Antaquéz en donde se encuentra la mayor cantidad de población, seguido por Chemesquemena, un corregimiento que vio nacer hace 51 años a Jaime Enrique Arias.

Arias, quien ha entregado buena parte de su vida a buscar el reconocimiento de su gente, es un hombre tranquilo. Con el don de la sabiduría y de la lucha permanente.

Por eso ahora, luego de ganar diferentes batallas ante los entes gubernamentales y superar la resistencia de algunos pobladores, Jaime nos cuenta el sueño que tiene para su pueblo y cómo puede lograr ello:
“Mi sueño es lograr consolidar la cultura, que los pueblos indígenas sigan siendo lo que somos hoy, fortalecer nuestra autonomía, el gobierno propio, el control y el ordenamiento de nuestro territorio”, dice Arias, quien no suelta para nada una de esas bellas mochilas que enorgullece a los indígenas.

Y tras esas confrontaciones que dejaron varias víctimas del pueblo kankuamo, esta comunidad está en búsqueda de su identidad, trabaja para ello. Por eso el pedido de Jaime para su gente:

“Que nuestra gente también pueda vivir con bienestar, con una buena calidad de vida y, por supuesto, en paz. Ese es mi sueño”, asegura Arias, quien tiene a uno de sus hijos involucrado en la lucha diaria por la independencia de su pueblo.

“Luis Fernando tiene 34 años y es el consejero Mayor de la Organización Nacional Indígena de Colombia, ONIC. Para mí es eso un orgullo y una responsabilidad grande porque el trabajo por nuestra gente nos ha llevado mucho tiempo”, cuenta Jaime, quien reconoce: “Espero que Luis Fernando me supere”.

El pueblo kankuamo continúa trabajando por el ordenamiento de su territorio , por fortalecer su autonomía y principalmente porque su gente pueda vivir en paz, que no es algo diferente al sueño de Jaime Enrique Arias, quien ha entregado su vida a un pueblo al que le debe todo, a un pueblo que ama y por el que no parará nunca de luchar.

Leonardo Duque
Ministerio del Interior

– See more at: https://www.mininterior.gov.co/sala-de-prensa/noticias/sueno-que-el-pueblo-kankuamo-pueda-vivir-en-paz-jaime-enrique-arias#sthash.DU5mpzM6.dpuf