El Pueblo Indígena Kankuamo es uno de los cuatro pueblos que habitan la Sierra Nevada de Santa Marta junto con los pueblos Kogui, Wiwa y Arhuaco. Nuestro territorio ancestral se encuentra ubicado en la vertiente suroriental de la Sierra, Municipio de Valledupar, Departamento del Cesar. De acuerdo con el censo autónomo nuestra población supera las 25.000 personas, de las cuales 14.000 habitan en el territorio del Resguardo y el resto en diferentes asentamientos y ciudades del país.

A lo largo de nuestra historia hemos sufrido un proceso sistemático de exterminio físico y cultural, lo cual ha afectado nuestras dinámicas sociales, económicas y culturales, en gran medida permitido por la desidia estatal. Somos uno de los pueblos indígenas más golpeados por el conflicto armado en Colombia, hasta el punto de ser declarado en “peligro de ser exterminado –cultural o físicamente-“, por la Honorable Corte Constitucional mediante Auto 004 de 2009, estado reiterado en el Auto 266 de 2017. Sumado a ello la persistencia de intereses políticos y económicos de apropiación del territorio y sus recursos naturales.

Ahora bien, teniendo en cuenta la situación de emergencia que se vive en nuestro país a raíz de la pandemia causada por el COVID-19 –hasta la fecha tenemos reportados 78 casos positivos en población kankuama a nivel nacional, dentro de esos 6 en comunidades del resguardo, y en concordancia con las disposiciones del Gobierno Nacional y los territoriales, hemos adoptado medidas para salvaguardar la vida, la salud y el buen vivir de nuestra población. Sin embargo, la situación del pueblo Kankuamo es cada vez más alarmante y crítica, generando un impacto socioeconómico desproporcionado, pues se han agudizado diferentes problemáticas que afectan el ámbito individual, familiar y comunitario, con el agravante que las medidas de aislamiento obligatorio se han prolongado. Precisamente esas afectaciones tratamos de describirlas, entre otras, así:

  1. AFECTACIONES SOCIALES.
  • Aumento de los índices de pobreza, desempleo e informalidad de la población Kankuama.
  • Aumento de la inseguridad alimentaria.
  • Aumento de problemáticas de violencia intrafamiliar.
  • Cambio drástico en las metodologías educativas pasando de clases presenciales a clases a distancia, generando dificultades en los procesos de aprendizaje-enseñanza, especialmente por la falta de herramientas tecnológicas y las fallas en la conectividad a las redes de telefonía móvil e internet.
  • Retraso en el desarrollo de procesos pedagógicos y competencias definidas en los planes anuales.
  • Problemáticas de hacinamiento y de acceso a agua potable y saneamiento básico.
  • Baja inversión social para superar las necesidades básicas insatisfechas de la población Kankuama, por parte de las entidades estatales.
  1. AFECTACIONES ECONÓMICAS.
  • Debilitamiento de los procesos de economía propia y buen vivir.
  • Debilitamiento de la producción de bienes propios como la panela, el alfandoque, las artesanías.
  • Afectaciones al sector transportador y comercial.
  • Disminución de la disponibilidad y acceso a alimentos básicos de la canasta familiar.
  • Disminución de ingresos para adquisiciones de productos complementarios de la canasta básica.
  • Disminución de la ocupación de mano de obra no calificada para labores de campo.
  • Debilitamiento de las dinámicas de intercambios y trueques entre las comunidades.
  1. AFECTACIONES CULTURALES.
  • Interrupción de procesos de enseñanza –aprendizaje de la cultura Kankuama.
  1. AFECTACIONES AL DERECHO A LA SALUD.
  • Ausencia de infraestructura, dotación y capacidad de atención de casos.
  • Dificultades para el ejercicio de la medicina tradicional por los médicos tradicionales.
  • Aumento de casos de ansiedad y angustia generalizadas.
  • Aumento de la desnutrición infantil y del adulto mayor especialmente.
  • AFECTACIONES TERRITORIALES.
  • Conflictos por la movilidad de personas ajenas al Resguardo.

PRINCIPALES RETOS Y ACCIONES A IMPLEMENTAR FRENTE A LA SITUACIÓN

El aislamiento obligatorio ha generado nuevas situaciones de vida para el pueblo Kankuamo que han cambiado nuestra cotidianidad, lo cual nos plantea la necesidad de identificar retos y acciones con los que pretendemos afrontar esta realidad, cuya implementación tenga cobertura a toda la población Kankuama a nivel nacional, adaptadas claro está al contexto en que se encuentre -sea en el territorio ancestral, asentamientos o ciudades-, entre los que planteamos:

  • Acciones pedagógicas acerca de la autoprotección personal y comunitaria para evitar contagios por Covid-19.
  • Crear un programa especial dentro del sistema de atención en salud dedicado a la prevención, atención y mitigación de las afectaciones a la salud derivadas del COVID-19.
  • Sostenibilidad del mecanismo de autoprotección colectiva de los diferentes espacios de regulación y armonización territorial.
  • Fortalecer el ejercicio de gobierno propio, justicia propia, control territorial y afianzamiento cultural.
  • Adaptación del Modelo Educativo Kankuamo al contexto de aislamiento obligatorio, disminuyendo las dificultades registradas y garantizando el buen desempeño de los estudiantes en el proceso de aprendizaje.
  • Implementación de medidas que permitan desarrollar los procesos educativos bajo el esquema de plataformas virtuales, en el que además se dote a los estudiantes y profesores con los medios necesarios para ejercer su labor de enseñar-aprender según corresponda.
  • Garantizar el derecho a la alimentación a la población Kankuama: Crear un banco de alimentos Kankuamo.
  • Apoyar la producción de alimentos tanto para autoconsumo como generar excedentes de producción para su comercialización; así como el emprendimiento y la generación de empleo y de ingresos de la población Kankuama.  
  • Asegurar el acceso y uso continuo de los servicios básicos (vivienda, agua, saneamiento básico, electricidad, internet).
  • Asegurar la disponibilidad de información desglosada sobre el Pueblo Kankuamo y los impactos de la pandemia.
  • Implementar un mecanismo que facilite la participación de las Autoridades Kankuamas en las decisiones relacionadas con la pandemia.
  • Apoyo al sector comercial y de transporte en el territorio.

UNA EXIGENCIA ESPECIAL

Con este contexto reiteramos nuestra exigencia a las entidades del orden nacional, departamental y municipal frente a la adopción e implementación de medidas especiales, con pertinencia cultural y participación efectiva de las Autoridades Kankuamas, especialmente en los asuntos arriba descritos, cuyo propósito buscan el goce efectivo de derechos de la población Kankuama residente en el territorio, los asentamientos y ciudades del país, y pretenden afrontar el impacto desproporcionado y los duros efectos socioeconómicos causados por la pandemia.

Como una medida especial proponemos constituir una mesa interinstitucional e intersectorial de alto nivel, con participación de las entidades competentes y las Autoridades Kankuamas, cuyo propósito sea abordar las medidas a concertar y ejecutar para la protección del Pueblo Kankuamo.

UN LLAMADO A LA SOLIDARIDAD

De igual manera el pueblo indígena Kankuamo hace un llamado a las instituciones del Estado Colombiano, Organizaciones No Gubernamentales, personas naturales y empresas privadas, a nivel nacional e internacional, para que se solidaricen a través de ayudas que contribuyan a mitigar los efectos socioeconómicos del aislamiento obligatorio. Estas ayudas pueden ser las siguientes:

  • Ayudas alimentarias.
  • Elementos sanitarios y de bioseguridad.
  • Paquetes alimentarios y de bioseguridad para los espacios de regulación y armonización territorial.
  • Kits de siembra, herramientas, semillas e insumos familiares.
  • Kits de conectividad para estudiantes, especialmente computadores, tabletas, acceso a internet.

De igual manera, nos solidarizamos con los demás pueblos étnicos en el país que están sufriendo con esta crítica situación actual, y extendemos el llamado a los diversos actores públicos y privados, a nivel nacional e internacional, para que sean adoptadas las medidas necesarias para su atención y mitigación.

Cordialmente,

AUTORIDADES DEL PUEBLO INDÍGENA KANKUAMO