“Rechazamos todas las formas de violencias que atentan contra los derechos y la dignidad de los niños, niñas, y mujeres Kankuamas, y estamos comprometidas en hacerle frente ante las desarmonías que causan y afectan a nuestro Buen Vivir”, Autoridades Kankuamas.

Desde la Ley Sé, Ley de Origen, se define el carácter y la naturaleza de la niñez y las mujeres Kankuamas, por el valor sagrado que representan para el sostenimiento del equilibrio y la armonía de la Vida y la base fundamental de la pervivencia cultural y territorial de los 4 Pueblos de la Sierra Nevada. Es por ello, que toda violencia contra la niñez y las mujeres desde el ordenamiento propio, son actos reprochables porque afectan espiritual, cultural y físicamente a las víctimas, sus familias, al territorio y al pueblo en general; además de que alteran todo el orden natural, social y colectivo de la comunidad depositada en la tradición ancestral, al ser consideradas desarmonías irreparables.

Los Primeros días del mes de julio, las Autoridades Locales de la Comunidad de Mojao, reportan ante la Comisión de Mujeres del Pueblo Indígena Kankuamo y el Consejo General de Mayores, el embarazo de una menor de 12 años de edad; una vez se conoce el caso y al verificar la gravedad de los hechos en contra de los derechos de la menor, se reporta por parte de las autoridades propias a las entidades de salud, en primera instancia a Kankuama IPS; de inmediato el Cabildo Menor activa la ruta de atención en los canales telefónicos habilitados (en el marco de la emergencia) por las instituciones para la presentación de las denuncias de violencia sexual; Es así que el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar- ICBF el día 13 de julio con el acompañamiento del Consejo General de Mayores corrobora la crítica situación, e inicia el proceso de restablecimiento de derechos de la menor y el núcleo familiar en que se encuentra.

En la actualidad la menor se encuentra en proceso de restablecimiento de derechos a cargo del ICBF, en coordinación con las Autoridades Indígenas y bajo la atención medica de la Institución Kankuama IPS-I; así mismo, lo otros menores del mismo núcleo familiar se encuentran con su familia extensa en la ciudad de Valledupar, igualmente acompañados y supervisados por las Autoridades Propias del Pueblo Kankuamo.

El proceso de aplicación de justicia y sanción se encuentran a cargo de la Fiscalía General de la Nación, en el marco de la coordinación inter jurisdiccional establecida para estos casos, que por su extrema gravedad se deben generar condiciones para garantizar la intimidad y los derechos superiores de la menor.

Al ser las violencias contra las mujeres y la niñez una problemática social cada vez más frecuente que afecta a toda la sociedad, no ajenos a los Pueblos Indígenas en Colombia, las Autoridades del Pueblo Indígena Kankuamo RECHAZAMOS DE MANERA CONTUNDENTE lo ocurrido en contra de la menor Kankuama víctima de violencia sexual y todos los actos de violencia sexual que atentan contra nuestra niñez y mujeres.
De igual, manera exigimos celeridad en la investigación, esclarecimiento de los hechos, así como el castigo ejemplar a los responsables por parte de la Fiscalía General de la Nación, a la cual en el marco de la coordinación inter jurisdiccional brindamos todo apoyo, acompañamiento y seguimiento pertinente del caso; con el fin de garantizar los proceso de armonización de los derechos de la menor y su familia con enfoque diferencial e integral.

Reiteramos y redoblaremos los esfuerzo que como autoridades propias hemos venidos implementando para atender y prevenir estos lamentables hechos al interior de nuestra comunidades, nuestro posicionamiento es de cero tolerancia frente a estos casos y fortaleceremos los mecanismos para sensibilizar, denunciar, atender y armonizar las desarmonías que generan las distintas formas de violencias en contra de la niñez, las mujeres y sus familias.

AUTORIDADES INDÍGENAS DEL PUEBLO KANKUAMO

Comunicado ICBF